Publicidad

Y las señales de aviso siguen estando ahí

Como advertencia he de comentar que este post va a ser puramente técnico.

A lo largo de los años uno va desarrollando pautas, observando ciertos fenómenos. Cae en la cuenta de que el comportamiento de los agentes y el de los gráficos se repite más o menos cíclicamente, como dicen los libros. A pesar de ello nunca hay norma fija, los mercados son erráticos e intrínsecamente impredecibles la mayor parte del tiempo, porque al final, lo que hay tras un gráfico, tras una cotización, son multitud de decisiones particulares y todas ellas tienen intención de sacar algo de rentabilidad. Dicho esto vamos a analizar lo que ha hecho el mercado estos meses.

Los síntomas de que el movimiento al alza iniciado en 2009 pueden dar paso a un susto están ahí. Vamos por partes con el Dow Jones Industrial.

1) La subida iniciada en junio-agosto de 2010 está canalizada. En realidad no es que la canalización sea buena, sino que es ahora cuando la canalización es evidente. Normalmente al hacerse una canalización evidente el fin del movimiento está próximo.

2) El movimiento alcista completo, iniciado en 2009, está bien canalizado. Estamos en el mismo caso que el anterior pero en un movimiento mucho más amplio.

3) ¿Cerca de la zona de los 13.000 hay una fuerte resistencia? Cuidado con esto que no es, necesariamente, verdad. Normalmente estos niveles que son tan evidentes no tienen poder predictivo. Las cotizaciones pueden superar los 13.000 o no pero muy probablemente ese nivel que estará archicitado en multitud de informes técnicos no valdrá de nada. O lo perfora limpiamente o no llegará.

4) La volatilidad está muy baja. De nuevo un síntoma de calma y confianza en el mercado y síntoma de que las cosas pueden torcerse. Como puede apreciarse en los últimos días ha repuntado, otro indicio de riesgo a corto plazo.

5) Para terminar con el Dow Jones: los finales de movimiento y, especialmente, cuando se hace evidente la existencia de canales, directrices y concatenación de correcciones suelen dar paso a movimiento anormales y extraños, es decir, el Dow puede perforar los 13.000 como si nada o quedarse por debajo y comenzar a caer de inmediato, es decir, podríamos estar en unas semanas especialmente impredecibles y proclives tanto a ataques de euforia colectiva como de pánico. Si nos fijamos en el último movimiento al alza puede eividirse en dos impulsos al alza con una corrección en el centro, pues bien este es otro síntoma de peligro. En el corto plazo el Dow ha cubierto objetivos y dió señal de realizar largos, posteriormente se ha producido un par de sesiones de caída.

dow

En el gráfico se ha marcado con un círculo amarillo las correcciones intermedias. Como máximo suele haber dos antes de una corrección más o menos seria.

En relación al DAX podríamos decir algo parecido aunque en este caso hay aún más encadenamiento de correcciones. Obsérvese el tramo que va de agosto de 2010 a febrero de 2011. Se trata de un movimiento completo, con dos correcciones intermedias (los círculos amarillos) y un comportamiento propio de una tendencia sostenido. La finalización de ese tramo dio paso a un corrección muy brusca que es seguida de un violento movimiento al alza a la parte alta del canal principal. La canalización del movimiento principal es clara y, por tanto, merece la pena ser prudentes.

Si observamos al dólar vemos pautas afines, pero las lecturas se complican algo más. Se ha tocado la parte alta del canal y nada más suceder eso la caída ha sido muy fuerte.

dax

CONCLUSIONES: Una cosa que se aprende con los años es que los canales de tendencia hay que tratarlos con mucho tiento y que en rarísima ocasión tienen un carácter predictivo. Lo que está sucediendo en los mercados anima a ser muy cautos. De momento parece que los mercados se han dado la vuelta donde cualquier principiante habría previsto, al menos en el dólar y el Dow Jones. La experiencia demuestra que los cambios suelen producirse con un comportamiento anormal, que no es decir mucho pero que obliga a dejar muchas opciones abiertas. Los canales de tendencia suelen agotarse cuando se hacen evidentes y esta norma se rompe en muy pocas ocasiones. Esta, y no otra, es la razón de que vea síntomas de peligro. Una y otra vez se repiten formaciones que dan paso a un cambio de tendencia, pues bien, puede que sí o que no pero en mi opinión personal parece que puede suceder. Los movimientos bruscos en el dólar, en el oro, las rentabilidades acumuladas en el tramo próximas al 100%, etc… animan a estar vigilantes.

Este post es muy similar al anterior pero intenta puntualizar algunas cuestiones desde un punto de vista estrictamente técnico. En las pasadas dos sesiones el desplome del oro y la plata (posiblemente debido a la subida del dólar y no a otra cosa), y las caídas parecen confirmar el escenario pero la lectura, es decir, el principal aporte del análisis debe ser que se abre un periodo mucho más difícil que el que teníamos hasta el momento y que puede estar caracterizado por volatilidad más alta y movimientos más difíciles de pescar.

En los últimos meses el mercado alemán ha estado más o menos atractivo y se han podido encontrar algunas oportunidades en el mercado norteamericano aunque con el dólar siempre dificultando mucho las operaciones. Ahora las cosas pueden cambiar y comenzar a torcerse en el mercado Alemán, ese es el principal aviso.  Para el resto de los mercados, como España o Francia, que no han estado especialmente bien entramos en otra cuestión. No se sabe si responderían bien frente a un dólar algo mejor y un mercado alemán flojo o no. De momento lo más aconsejable es que no tiemble el pulso a la hora de hacer liquidez si se perforan stops.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *