Publicidad

Razones para el optimismo (algunas)

La brusca caída de agosto con una volatilidad implícita subiendo a niveles muy altos (aunque mucho menos que en el record absoluto de 2008 obliga a buscar comparaciones. Tanto en 1987, 1997 como en 1998 tuvimos fuertes movimientos a la baja de unas características que invitan a hacer comparaciones. En esos tres casos la brusca caída con repunte de volatilidad no dio paso a nuevas caídas como sí ocurrió en 2008 y 2001. Vemos en los últimos seis movimientos bruscos a la baja que en tres de ellos los mínimos estuvieron muy próximos a aquellos momentos de volatilidad más alta y en los otros dos no. ¿Y ahora qué?

Esta es la gran pregunta. Si observamos lo que sucede tras un repunte fuerte de la volatilidad observaremos que tras un rebote inicial se producen nuevas caídas. La diferencia entre los dos grupos que se han mencionado es que puede haber una caída fuerte y persistente o un simple tanteo hacia mínimos. Posteriormente las revalorizaciones son muy importantes, en realidad se define un suelo y a partir de ahí la tendencia cambia.

Un pánico no suele ser y, de hecho, no es casi nunca, el final de un movimiento bajista. Normalmente se esperan nuevas caídas. Como puede apreciarse en esta escueta estadística esa segunda caída después de la volatilidad alta no es tan severa como se muchas veces se espera. El dinero aparece mientras el ambiente sigue siendo profundamente negativo y las cotizaciones no caen más… pero eso ya lo decía Dow, no es nuevo en absoluto. De nuevo el problema es que el muestreo que permite sacar conclusiones es demasiado pequeño.

Se adjunta un gráfico de la volatilidad del Ibex 35 con la que se puede hacer una composición de lugar. Se trata de un gráfico que conviene contemplar un buen rato porque dice muchas cosas. La tensión en el ánimo del mercado en agosto y septiembre pasado ha sido tremenda. La segunda caída tras el pánico ha sido más bien tímida. Se produjeron nuevos mínimos en el mercado nortemericano (no en el Nasdaq) y no hubo nuevos mínimos en el CAC, DAX o Ibex.

vola

El gráfico del Dow sugiere (al menos a mí) que buscará la zona 13.200 (mínimo) o 13.650 (probable).

dow

Todo aquel que haya estado un tiempo viendo gráficos ve que las cosas encajan: hay valores dándose la vuelta, la volatilidad está bajando, las figuras son similares las que se producen cuando el dinero vuelve, etc.  Hay otro factor adicional, ese político desquiciado de aquí y allá tirándose de los pelos por la hecatombe que se nos viene encima si no se hace un ajuste duro. Bingo, no habrá hecatombe, si la fuera a haber no lo dirían; y si lo dicen es porque eso respalda el rejón que nos van a meter vía impuestos.

Twitter: @espin_antonio

Publicidad

One response to “Razones para el optimismo (algunas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *