Publicidad

La inestabilidad geopolítica parece que llegó para quedarse una larga temporada

Los mercados aparentemente descansan de la caída. Las incertidumbres geopolíticas están marcando la pauta, aunque conviene tener presente que el trasfondo técnico tampoco ha variado sensiblemente. El mercado francés ha caído cerca de un 4%, el mercado español cerca de un 5% y el mercado alemán un 4,5%. Sin embargo el mercado alemán parece tener más deterioro técnico. Hay claras rupturas a la baja en Allianz, Daimler, Henkel y Volkswagen. A esto hay que añadir el comportamiento bajista de Lufthansa y también hay valores que no tienen deterioro y que aún podrían dar satisfacciones como es el caso de Fresenius y Commerzbank, aunque son los menos. El mercado francés parece estar algo mejor que el alemán. Hay valores que no muestran deterioro en absoluto como pueden ser Alstom, Crédit Agricole (al menos en el corto plazo) o STMicroelectronics, entre otras. Hay valores que habían ido bien y que están sufriendo un fuerte deterioro también en el mercado norteamericano. Como ejemplo se podría citar a General Electric, Alcoa o Intel. Mientras que el sector petroquímico sigue muy fuerte.

El mercado español partía de una situación favorable aunque de momento no hay un fuerte deterioro técnico. Los escapes al alza que aparentemente se produjeron en valores como Popular, Santander, Acerinox o Abertis se han truncado. debido a la situación de incertidumbre internacional. La conclusión a todo esto es que parece que las estructuras mantienen cierta fortaleza relativa en buena parte del mercado español y otro fondo correctivo para el mercado alemán y en el que podemos meter a Telefónica, Inditex.

En líneas generales todo esto quiere decir que seguimos en el mismo ambiente selectivo. Hay cosas atractivas, hay cosas que no tienen ningún atractivo y hay valores que han ido bien y ahora están el proceso correctivo. Las incertidumbres que han generado la caída de los mercados han impulsado al alza los bonos y al euro, curiosamente. El euro se ha movido a partir del día 7 desde la zona de 1,2000 al 1,3795 que es donde está aproximadamente.

Las incertidumbres que están planeando ahora sobre el mercado son enormes. En un primer momento las revueltas en Túnez y Egipto parecía (al menos a mi modo de ver) que eran un tanto infravaloradas, pero la extensión del conflicto es una realidad y puede ir a más. En líneas generales (y para esto harían falta una serie de posts) parece que entramos en lo que Huntington llama Resurgimiento Islámico, pero en versión 2.0.  Si los dos gobiernos posibles en un país islámico son la democracia islámica (República islámica) o la dictadura laica (baazismo o similar) parece que las masas quieren otra cosa pero para ello habría que inventar algo que no existe, que nunca se ha dado o que, si se ha dado, está claramente en retroceso (el kemalismo). A donde quiero llegar con todo esto es que, se mire por donde se mire, el final de la presente revolución del mundo islámico es extremadamente difícil de vislumbrar y no es tan sencilla como algunos medios occidentales (que más que análisis y opinión dan pura propaganda) quieren hacernos ver.

Todo esto obligatoriamente nos lleva a pensar en un petróleo alto, y al tratarse de un conflicto multinacional es muy probable que la solución no sea inmediata sino progresiva, en caso de que exista. En general se aprecia que en los medios especializados hay una carencia de análisis exhaustivos de la situación en el Norte de África y en Oriente Medio, pero lo que parece altamente probable es que no vamos a tener una solución en el corto plazo.

De momento los gráficos parecen indicar que se ha frenado la caída en el sector bancario en la zona de soporte y habría que vigilar la zona de los 8,65 para BBVA, 8,60 para Santander 11,90 para Gas Natural.

Las eléctricas muestran un comportamiento dispar. Endesa muestra un escaso deterioro y aunque la figura tiene muchos parecidos el escape en falso y tímido de Iberdrola el pasado día 17 y la pérdida del nivel de lo 6,25 parecen estar indicando debilidad.

iberdrola

Como conclusión general parece razonable ser prudentes, los valores españoles que tenían atractivo siguen teniéndolo, pero las bolsas más importantes del mundo parece que entran en un periodo correctivo en el que las incertidumbres han actuado como un amplificador. El ambiente no acompaña y esto implica que si se está bien posicionado el castigo será mucho menor pero puede haber castigo.

Publicidad

2 responses to “La inestabilidad geopolítica parece que llegó para quedarse una larga temporada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *